DESONS

Sobre el so i altres temes

muntanya

Innisfree. Notes del mesclador, divuit anys després

( < tornar a ESCRITS)

Pack de 4 DVD de J.L. Guerín

Aquest és el text definitiu, ja en castellà, que vaig fer pel pack de 4 DVD de José Luis Guerin. Versus Entertainment (2009), on hi ha Innisfree, la primera pel·lícula que li vaig mesclar.


INNISFREE. NOTAS DEL MEZCLADOR, DIECIOCHO AÑOS DESPUÉS

Las mezclas de sonido de INNISFREE se alargaron en el tiempo, de manera poco usual. Desde el segundo jueves del año 1990, un 11 de enero, hasta dos meses y medio después, un 27 de marzo: 120 horas repartidas en 20 jornadas de trabajo.

He buscado en las notas técnicas, que escribí en aquellos días, el porqué de la fascinación que INNISFREE ejerció sobre mí, pero no lo he encontrado.

Quizás deba buscar este poder de atracción en el equilibrio y en el contrapunto constante de miradas y sonrisas, de las voces graves de la gente mayor con la de los jóvenes, o en el sonido del hacha que abate el árbol y la resonacia de todo ello.

Creo que encontraré esta especie de fuerza magnética en las historias que en la película se narran y se reviven. Contrapunto y contraste. Todo un tejido delicado de detalles sonoros. Sin olvidar los tres niveles de música: las tonadas tradicionales en el pub, la música de THE QUIET MAN de John Ford, y el rock.

Conocía a José Luis Guerin de haberlo visto, seis años antes, en los mismos estudios SONOBLOK, durante las mezclas de LOS MOTIVOS DE BERTA con Jordi Sangenís, mi maestro en este oficio, un poco desconocido, de las mezclas de sonido.

Guerin es muy celoso de sus sonidos. Estoy seguro de que guarda todas las cajas con las cintas del rodaje grabadas por Lício, evitando así que ningún pájaro de INNISFREE se eleve en otra película que no sea la suya.

Recuerdo que el equipo del montaje de sonido, con Manel Almiñana al frente, preparaba pacientemente cada una de las, hasta quince, bandas magnéticas que conformarían, uno a uno, los 13 rollos del film.

Los medios técnicos de la época eran escasos y no habia más remedio que hacer unas mezclas previas, para ajustar el número de bandas finales de sonido a los cinco lectores de 35 mm magnético perforado que el estudio tenia entonces. Intentábamos transformar esta limitación técnica en un proceso que favoreciera nuestro trabajo con las capas de sonido que íbamos construyendo, y poder concentrar mejor nuestra atención hacia unos grupos predeterminados de sonido, antes de ir la mezcla final, en vez de tener que trabajar con todos los sonidos a la vez.

Aunque en aquella época ya se hacían mezclas en DOLBY STEREO, el nuevo formato que permitía 4 canales de sonido en el cine, INNISFREE se mezcló para un solo canal en el cine, en monoaural. Supongo que la faceta documental del proyecto, con inserciones de una película más antigua, también monoaural, y el presupuesto disponible influyeron en esta decisión.

El sonido de una película monoaural y analógica es mucho más vulnerable a los defectos y al envejecimiento de su soporte, la película fotográfica. Es muy sensible a las rayadas, el polvo y a todos los largos e intrincados procesos del laboratorio químico.

Creo que el cambio que supuso, tanto en la mentalidad como en los procesos del trabajo, del paso del formato MONOAURAL al DOLBY STEREO fue más acusado que el cambio posterior al sonido digital, con sus flamantes seis canales discretos en el cine.

La etapa del montaje de las bandas de sonido es posterior a la etapa del montaje de la imagen. El "salto" que supone ir a la etapa siguiente, la de las mezclas, supone un alivio acompañado de una cierta excitación en todo el equipo de sonido. Debemos tener en cuenta que hasta que no empezaron a existir los equipos basados en los ordenadores, los directores y su equipo no podían escuchar nunca todo el sonido de su película hasta que no llegaban a las mezclas.

El montaje sonoro requería, en aquel entonces quizás más que ahora, de una gran dosis de experiencia y de imaginación. Por otra parte, en esta etapa final del trabajo de sonido, a menudo todo el equipo llega exhausto y con los bolsillos vacíos.

La mezcla es una especie de cocina del sonido, donde se trabaja, secuencia a secuencia, hasta que el sonido huele bien y sabe mejor. Entonces ya se puede emplatar y servir en el cine, en aquellas grandes bobinas de 35 mm.

Durante la recuperación del sonido de INNISFREE, todavía he podido deleitarme escuchando el trabajo hecho, dieciocho años antes. Estoy seguro que sin las grabaciones de Lício y la meticulosidad de Manel en el montaje sonoro, esta banda sonora no podría ser la misma.

Pienso que trabajar en estos proyectos es, para un mezclador, casi como un regalo. INNISFREE es una de las mezclas de las que me siento más orgulloso, ...aunque sea monoaural.

Ricard Casals Alexandri. Barcelona, 22 de abril de 2008.

( < tornar a ESCRITS)